mayo 21, 2024 7:16 pm

Brasil decide sí a la justicia, la igualdad y a salvar el Amazonas

Muy buenas noticias para Brasil, pues ha decidido mediante el voto popular, darle la confianza a la Izquierda de dirigir el rumbo de su pueblo, y así recuperar la igualdad y equidad, que tanto se había perdido en su país.

El candidato de Izquierda, Lula, obtuvo el 50.9% del apoyo de los brasileños, mientras que su contrincante de ultraderecha, Jair Bolsonaro, obtuvo 49.1% del apoyo de los ciudadanos, lo cual, deja en claro la victoria que ejecutó el izquierdista en contra del conservadorismo.

“Me considero un ciudadano que ha vivido un proceso de resurrección. Intentaron enterrarme vivo y aquí estoy, (…) Haremos que los brasileños desayunen, almuercen y cenen todos los días”, mencionó el ahora presidente electo, en su discurso de victoria, haciendo referencia al proceso de igualdad que vivirán los habitantes del país sudamericano.

Dentro de los planes de igualdad y prosperidad que planea el presidente electo, es subir el salario mínimo por encima de la inflación, para que a la población más vulnerable les rinda más el dinero.

Además, propone detener o revertir la privatización de distintas paraestatales, y fortalecerlas.

En su plan por procurar el bienestar de los más pobres, Lula, ha reiterado, que exentara del Impuesto Sobre la Renta, a aquellos brasileños que ganen menos a 5 salarios mínimos, que se traduce como 1,130 dólares al mes, en contraste, quiere que los más ricos de su nación paguen más, sin embargo, no ha mencionado cifras exactas al respecto.

En el plano de la política social, se pretende proteger a las minorías étnicas y raciales, tales como a las personas negras, o indígenas mediante cuotas raciales en educación superior, además de protección a las tierras de los pueblos originarios.

En cuanto a la Seguridad Pública, se propone dar un tratamiento especial a los feminicidios, crimines raciales, y en contra de la comunidad LGBT; además de una nueva política antidrogas, a fin de sustituir el “modelo bélico” impuesto por el neoliberalismo, buscando desmantelar las bandas criminales actuales.

Lula, ha decidido a toda costa cumplir con sus compromisos internacionales, al reducir totalmente, según lo marca el Acuerdo de Paris, las emisiones contaminantes de CO2.

Con el fin de salvaguardar los pulmones del mundo, se acuerda la disminución de la tala ilegal en la selva del Amazonas, y promete un combate implacable contra de la deforestación, además de reforestar las zonas ya afectadas.

En los temas diplomáticos, el presidente electo brasileño ha prometido restablecer la cooperación con el resto de Latinoamérica, al igual que con África, fortalecer Mercosur, Unasur, además de los Brics.

 Brasil volverá a resurgir.