La falsa ilusión de las corcholatas del gober

Por

Bryan Zabludovsky


Un puñado de funcionarios ligados al Barbosismo, se levantan todas las mañanas con la ilusión de llegar «a la grande» la candidatura prometida, tomar distancia del resto y gracias a las menciones y bendiciones de su líder político, ser ungidos como candidatos a algo. Mientras esperan la señal, buscan mostrar músculo, se pasean, recorren el estado, se toman fotos, comen cosas sin hacer muecas, besan abuelitas y abrazan niños.


«Sueñan las pulgas con comprarse un perro… que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte»


Miran las encuestas, miran sus cuentas de redes sociales, exigen números y más números a sus asesores, y entonces chocan con la cruel realidad, «la grande» les queda lejos, muy lejos. Lo saben, pero no lo dicen, de lo que se trata no es de llegar sino de mantenerse.

Sergio Salómón, el chapulín de Tepeaca, quiere estar en la boleta, asegura que estará y que es la carta fuerte de Barbosa, Priísta de formación, brincó en 2018 a Movimiento Ciudadano para gobernar su ciudad, y luego… brincó a Morena para ser diputado. Con todos los recursos del actual Congreso recorre el estado, busca que lo conozcan, pero no lo logra, según varias encuestadoras, no lo conocen ni en su colonia y quienes le conocen no lo aceptan, sus negativos son mayores. Sabe que no va a llegar, pero sabe que quiere quedarse, quiere ser diputado federal y de ahí crecer. Hasta donde le alcance su lealtad, que alcanza para muy poco. Si no le gustan mis principios… tengo otros.


Gabriel Biestro, el pupilo avejentado de Barbosa. también quiere estar en la boleta, en la que sea, no sabe para qué, si nunca ha ganado nada ni recibido un voto, el chavoruco activista al que ya le gustaron las mieles del poder, y que no sabe vivir de otra cosa. Amargado porque ni con todo el poder de su padrino le alcanzó para construir su candidatura en 2021 y porque desde su llegada a la Secretaría del Trabajo no deja de verse gris y anodino, y porque también las encuestan le recuerdan que sólo lo conocen e idolatran sus 10 cuates de borracheras con los que juega videojuegos todas las tardes. Nadie le toma enserio, ni Barbosa, y ambos saben que no le alcanza para pedir nada, en realidad quiere llegar a la diputación federal. Pero si tiene suerte podrá estar en la pluri de alguna local y le fue bien.


El doctor Martínez, el chapatín de la pandemia. Se cree, se dice, qué es el quien tiene la verdadera bendición del gobernador, pero lo niega todo. No es un político de campañas, ni mucho menos un negociador, sólo es un funcionario obediente. Pocos recuerdan su relación con el caso Chalchihuapan, pocos recuerdan que él dirigía el hospital del Sur y fue él quien trató de lavar las manos al morenovallismo ocultando dictámenes médicos, leal al morenovallismo, hoy leal al barbosismo. No le alcanza, pero el símbolo de su bata blanca puede traer algunos resultados al Barbosismo. No va a estar en la boleta, pero si va generar distracciones. Su aspiración no es llegar, ni quedarse, es seguir teniendo un jefe poderoso a quién obedecer.


Olivia Salomón. La fifí obediente. Hace unos años, Olivía sólo hacía negocios y participaba de la socialité. Comidas y reuniones empresariales, convenciones, eventos de caridad y canapés. Vale la pena no demeritar su trayectoria como mujer de negocios, pero en el terreno político es otra funcionaria anodina, es la corcholata de la cuota de género, la corcholata que evita que se diga que el gober sólo sabe tratar y respetar a los hombres. Para mala suerte de millones de mujeres en Puebla, ella es la carta fuerte de su género en el grupo político en el poder. El machismo del gobernador no alcanzó para fortalecer más cuadros. Y aunque la actual Secretaria de Economía se esfuerza por demostrar que la conocen y respetan, no le alcanza ni para quedarse. Su aspiración es regresar a sus negocios y no ensuciar el nombre. Nada más.


Continuará…

“Me robaron la navidad”: Nachito

Anoche sonó mi celular.Era Nachito.No le contesté y preferí seguir en lo mío.Él Insistió.Pero insistí en no contestar.Después me buscó por medio de una mujer

Ver Más