La muerte de Sexicila fue una bocanada de aire para quien lleva minutos con una bolsa de plástico en la cabeza o ha sido enterrada viva y solo escucha caer las paladas de tierra negra sobre su ataúd.

Sexilia era una mujer bella, de profesión abogada y se había iniciado en el mundo de la política con ‘El Charly Sancho’.

Su hermosura la hacía parecer del norte del país, pero era mexicana, y con una belleza espectacular como para hacer que cualquiera se enamorara de ella.

Desafortunadamente un auto la embistió y le arrebató la vida.

Las investigaciones de los sabuesos de la fiscalía y con base en el dictamen de SEMEFO, concluyen que murió por traumatismo facial craneoencefálico y trauma toracoabdominal secundario por atropellamiento.

Pero alguien esta empeñado en torcer la realidad y generar la percepción de que fue un feminicidio, un crimen de odio, pues.

¿A quién le conviene?

1: a Don M

2: a Normita Rayón

3: a ambos

Parece que solo le conviene a Normita.

Mi CISEN me dice que, a la mañana siguiente del asesinato, un hombre de nombre: Gerry Alf, le dijo a su jefa.

“jefa, nos cayó como anillo al dedo”

-De qué hablas – le gritó-

“Atropellaron a la Sexy y se murió”

– ¿Y eso qué? Le respondió

“Pues qué en este país un muerto se olvida con otro muerto, que, si sembramos la idea de que fue un feminicidio; el caso del Tanque asesino que mató a los dos borrachitos, quedará en el olvido”

-En serio

“Claro, solo es cuestión de que les aventemos sus croquetas a los de la prensa y nos la pelan”

– ¿Qué lenguaje es ese, Gerry? No me faltes al respeto y menos cuando hablamos de muertitos, busca a Goyo y que te de pa’las croquetas de la prensa. Cuidadito y te chingas una.

El Gerry salió contento y a través de mensajes le pidió a la prensa hacer el trabajo sucio: que parezca un feminicidio, les dijo.

Les prometió un apoyito extra.

Les pidió su numero de tarjeta y corriendo fue al Oxxo a realizar personalmente los depósitos.

Normita pensó que con eso la guerra acabaría, pero desde la marranera le enviaron otros mensajes.

En las calles los muertos siguen apareciendo y la estrategia de las croquetas, solo sirvió un par de días.

Las llaves.

Un día como hoy de hace varios años una mujer me sedujo.

Creí que estaba enamorado de mí.

Solo me uso para que la acercará al poder.

Al principio dude de ella, pero abrió la puerta de indiferencia que había construido con las mejores llaves: sus piernas.

Me follaba y se preocupaba por mi como nadie.

Cuando logró conocer a la gente que necesitaba, una tarde me citó en un café, posó sus manos sobre mis hombros y se quedó mirándome fijamente. Después se puso de puntillas y acercó su mejilla a la mía. Fue un gesto tan cálido y dulce que mi corazón dejó de latir por un instante.

Cuando mi corazón se recuperó, ella corría hacia la calle, dejando su llave en mi mente y en mis labios.

Mi cuenta en Twitter: @soprano_tonny

Columna ficción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *