Los miedos del gobernador Barbosa

Por

Bryan Zabludovsky

No hay nada peor que gobernar con miedo y desinformado

Detrás de las declaraciones fanfarronas, y hasta irónicas de Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta, gobernador de Puebla, en sus ruedas de prensa matutinas, y de sus continuas descalificaciones a sus adversarios políticos (la mayoría de su mismo partido), se oculta un gran miedo.

Como algunos columnistas de la aldea poblana lo han propuesto, Barbosa Huerta, es uno de los gobernadores más desinformados de México, su decadencia física y debilidad visual, le obligan a gobernar sobre lo que va escuchando y le cuenta su círculo inmediato, su coordinadora de prensa y sus asesores más cercanos.

Acostumbradas a la política ranchera del chisme, la grilla y los dimes y diretes, estas personas, hoy empoderadas a su lado, le transmiten y contagian sus miedos y sus fobias al gobernador, quien, en la cúspide de su carrera política, está muy pero muy por debajo de aquel político astuto y negociador que solía ser en los tiempos donde su olfato le permitía intuir los vientos de cambio en el movimiento político del país.

Los enemigos de su séquito son sus enemigos, y todo el peso institucional y mediático del gobierno estatal se dispone para encararlos a partir de un mal cálculo, de un escenario improbable, o de un chisme de pasillo. Personas empoderadas y soberbias, que, tras 4 años, sólo han matizado sus odios y fobias a partir de inexperiencia y falta de formación política.

Hoy Miguel Barbosa le teme a Ignacio Mier, cómo en su momento le temió a Alejandro Armenta, o a Claudia Rivera Vivanco, y les teme porque su inexperto círculo inmediato también les ha tenido pavor a personajes que no pueden controlar.

Basta observar la campaña de odio que los columnistas a sueldo de Verónica Vélez desplegaron durante las últimas semanas en contra del Coordinador de Diputados Federales de Morena, quien, además, ha sorteado con algo de fortuna la persecución jurídica y política del gobierno de Miguel Barbosa.

El miedo también es de su primo Julio Huerta, quien a pesar de que cumplió su misión de dar al ejecutivo estatal el control del Comité Directivo Estatal de Morena, observa y prevé que una decisión nacional puede inutilizar toda la operación que realizó con presidentes municipales.

Este miedo lo refleja la prensa Barbosista que salió a denunciar y evidenciar los acarreos en el informe de Nacho Mier, a pesar de que el jalacables y chalán de Erik Cotoñeto, Jorge Mota, quien hoy es secretario de Finanzas de Morena Puebla, armara también un cochinero sin precedentes, con acarreos y mapacheos para obtener la mayoría de Congresistas. Es decir, en un duelo de chacaladas, Julio Huerta y secuaces temen también salir perdiendo.

En 2021, los miedos y fobias de Miguel Barbosa y su equipo lo llevaron a operar abierta y cínicamente a favor del PRIAN antes que cederle un espacio a Claudia Rivera Vivanco; Hoy, primero es capaz de volver a apoyar al PRIANISMO antes que hacerlo a Ignacio Mier, la misma Claudia Rivera o cualquiera que desde Palacio Nacional pudiera estar construyendo su camino al 2024.

Un gobernador desinformado y con miedo es muy peligroso, es una escopeta cargada, con la mira descompuesta en manos de primates.

“Me robaron la navidad”: Nachito

Anoche sonó mi celular.Era Nachito.No le contesté y preferí seguir en lo mío.Él Insistió.Pero insistí en no contestar.Después me buscó por medio de una mujer

Ver Más